Comunicación Educativa
Objetivos de CEDAL
Servicios de CEDAL
Areas de CEDAL
Destinatarios de los servicios de CEDAL
Cursos ofrecidos por CEDAL
Revista INTERACCION
Publicaciones de CEDAL
Eventos promovidos por CEDAL


[Volver a la página principal de CEDAL]
[Volver a la página principal de la revista INTERACCION]

Revista INTERACCION
No. 25

| Indice: Revista No. 25 |

PERIODISMO Y CIUDADANÍA


Edición de CEDAL y la FUNDACIÓN KONRAD ADENAUER

APORTE PARA EL DEBATE

Por: Rodolfo Prada Penagos

¿Cuál es la responsabilidad social del periodista? me preguntó recientemente un estudiante de periodismo de una de las facultades más antiguas de Bogotá.

La pregunta me sorprendió no tanto por el asunto al cual se refería, sino porque venía de un estudiante de último semestre.

Terminando carrera, aunque apenas comenzando a pisar el umbral de su juventud, el alumno no tenía claro por qué era importante el trabajo periodístico y, menos, por qué era útil a la sociedad. En otras palabras, la inquietud del joven partía de la pregunta: ¿cómo podría él serle útil a su núcleo social?

Partimos de entender que es el periodismo el que marca las pulsaciones de la sociedad, porque no se puede concebir un grupo social sin información ni un periodismo sin sociedad. Se deben el uno al otro.

Existe el periodismo porque las sociedades todas requieren de fuentes de información confiables y oportunas que orienten a sus asociados, es decir, a los ciudadanos, a desarrollar pautas de comportamiento y actitudes para la vida en comunidad.

Y esto es tanto más necesario en sociedades donde las democracias brindan a los ciudadanos la posibilidad de participar en los asuntos de interés público.

Tamaña responsabilidad la que pesa sobre los periodistas: mantener informada a la sociedad para que ésta funcione. Por supuesto: mantenerla bien informada, para que funcione bien.

Sin información el ciudadano no puede cumplir su papel dentro de la sociedad, porque la información es esencial en los procesos de participación.

La colombiana, claro, es una sociedad que aún está en proceso de aprendizaje frente a su naturaleza de democracia participativa. Los mecanismos de participación consagrados en la Constitución de 1991 han ido asimilándose lentamente, pero el camino recorrido en estos terrenos aún es corto frente al largo trecho que resta por recorrer.

Es ahí donde el periodista de hoy encuentra un suculento campo de acción. Su tarea allí sobrepasa la simple misión de suministrar noticias o datos a un público determinado y se inmiscuye en los terrenos de la participación ciudadana. No es únicamente el testigo de hechos de interés general que contará a sus lectores, readio escuchas o televidentes, sino el orientador de la comunidad en asuntos en los que ella debe intervenir.

El periodismo cívico se plantea como una metodología, o como una herramienta, que puede ser usada por los periodistas para promover el diálogo público, para incentivar la participación y la deliberación ciudadanas en busca de las soluciones a los problemas comunes. Es decir, para asumir su responsabilidad profesional frente a la sociedad.

El libro que hoy presentamos es una invitación a reflexionar sobre esa responsabilidad social del periodista, desde la óptica de un periodismo que debe entender la ciudadanía como su razón de ser.

A lo largo de sus 114 páginas y sus cuatro capítulos, la publicación no hace más que resaltar la necesidad de un periodismo que no solo informe, sino que oriente a la ciudadanía, que se comprometa con ella, que hable con ella, que, como suele decirse, se unte de pueblo.

El libro hace énfasis en el compromiso que frente a esta tarea tiene la academia, entendida ésta como espacio para la formación, pero también para el debate, el análisis y la autocrítica.

Los conceptos de sociedad civil, de democracia, de participación ciudadana, de diálogo público, son asumidos por los autores dentro del marco de nuestra realidad nacional, reconociendo nuestra naturaleza y nuestro conflicto, y develando el compromiso que frente a dicha realidad enfrenta el periodismo moderno.

Más que un simple aporte académico, presentamos aquí un elemento para el debate, en el convencimiento de que las sociedades no son productos acabados, sino organizaciones en constante desarrollo, y a sabiendas de que dentro de ellas el periodismo es vital, especialmente para la construcción, o reconstrucción en muchos casos, del tejido social.

Queda en sus manos este documento, posible gracias al apoyo de la Fundación Konrad Adenauer, al entusiasmo y perseverancia de la doctora Gladys Daza, directora del Centro de Comunicación Educativa Audiovisual (Cedal), y, sin ánimo de pretensión, al deseo de sus autores de aportar en las discusiones que busquen la construcción de un mejor periodismo para Colombia.

Una cosa final: no sé si después de los largos minutos que dedicamos en torno a este tipo de reflexiones mi alumno entendió en qué consiste la responsabilidad social del periodista, pero estoy seguro que sigue interesado en descubrirlo, y mientras siga en ese empeño podrá encontrar la esencia de su bella profesión.

Muchas gracias.

Diciembre 12 de 2000



CEDAL - Centro de Comunicación Educativa Audiovisual
cedal@colnodo.org.co
Entidad Privada Independiente sin ánimo de lucro
Personería Juridica resolución 2516 de 1980 de Min.Justicia
Carrera 13 No. 90-36 Oficina 602
Teléfonos 6113647 - 6113626 Fax. 6113535
Santafé de Bogotá DC. Colombia

Sitio web desarrollado por Colnodo bajo autorización de CEDAL