Comunicación Educativa
Objetivos de CEDAL
Servicios de CEDAL
Areas de CEDAL
Destinatarios de los servicios de CEDAL
Cursos ofrecidos por CEDAL
Revista INTERACCION
Publicaciones de CEDAL
Eventos promovidos por CEDAL


[Volver a la página principal de CEDAL]
[Volver a la página principal de la revista INTERACCION]

Revista INTERACCIÓN
No. 26

| Indice: Revista No. 26 |

Creación y ecología


Por: Rigoberto Granada M. S.J.

La comunicación que vamos a iniciar a través de Internet con nuestros amigos de Alemania, nos coloca en una tónica de acercamiento y cordialidad, que más allá de la realidad virtual, nos acerca a nuestras dimensiones humanas, para compartir las diferentes percepciones y visiones en torno a la vida, así como también nuestros anhelos por hacer de nuestra existencia, una experiencia de plenitud humana y espiritual.

El título de este corto mensaje se refiere a dos temas enteramente relacionados entre sí. De un lado, la CREACIÓN, es motivo de estudio de la teología y hace referencia al momento en que Dios produjo de la nada la materia, de la cual están compuestas todas las cosas relacionadas con la creación visible. Y aunque la creación, puede tener sentidos distintos, cuando hablamos de la creación, ha de entenderse como un término técnico en teología y en filosofía cristianas, para indicar una acción divina característica, en la que se produce todo ser sin que haya materia o forma anteriores. Crear, es pues, hacer algo a partir de la nada, “ex nihilo”, como se dice en el lenguaje latino.

Esta actitud creadora de Dios, la podemos evidenciar desde una teología de la creación que aparece en el A.T., donde “la relación hombre - naturaleza, se entiende desde la relación creador - creatura, donde el hombre es un ser creado y la naturaleza con todos los seres y las cosas que hay en ella, son también creados. Dios aparece, como el gran Señor, libremente creador del ser humano y de los demás seres mundanos” (Merino, J.A., 1994). Y en toda esta obra creadora, subyace la bondad, no sólo para el hombre, sino también para todas las creaturas. “Y esta bondad de la naturaleza y de lo que hay en ella, es una propiedad que viene de su creador” (Merino, J.A., 1994).

De otro lado, LA ECOLOGÍA, como paradigma nuevo, nos invita al acercamiento, a una forma de ordenamiento de toda la dinámica relacional del hombre consigo mismo, con el entorno de la naturaleza y con la trascendencia en el cosmos; es como dice Leonardo Boff, “Una nueva alianza con la creación, alianza de veneración y de fraternidad” (Boff, L. 1997).

A este nivel, creo que una profunda sensibilidad ecológica, sólo puede surgir de la inmensidad del alma, de su profundidad, que se nutre de una verdadera conciencia comunitaria, y de una vincularidad y certidumbre que surja desde el corazón humano y se haga manifiesta en la forma de relacionarse con la naturaleza. Y también creo, que es una simple idea: si no amamos las cosas en su singularidad, tampoco podemos amar al mundo, que este solo existe en las cosas individuales. Es algo así, como si cuidar el mundo, fuese una forma de cuidar el alma, que reside tanto en la naturaleza, como en los seres humanos.

Cabe recordar que en la palabra Ecología, está contenida la OIKOS, que significa “Hogar”. Desde el punto de vista del alma, “la ecología, no es la ciencia de la tierra, sino la ciencia del hogar; tiene que ver con el cultivo de un sentimiento de lo hogareño, allí donde estemos, en cualquier contexto” (Moore, T. 1992). Creo que es de mucha importancia, el considerar que las cosas del mundo, también forman parte de nuestro entorno hogareño, de tal manera, que “una ecología llena de alma, nace del sentimiento de que este mundo es nuestro hogar y que nuestra responsabilidad hacia él, no proviene de la obligación, ni de la lógica, sino de un verdadero afecto” (Moore. T. 1992).

Los invito desde acá, desde Colombia, a que continuemos vinculados con mucho afecto y profunda sensibilidad no sólo con nuestras cosas y con el mundo que nos rodea, sino también con una profunda percepción y conciencia de que nuestro mundo es como un hogar que se caracteriza ante todo, por su cercanía, cuidado y familiaridad. Que se refleje en la naturaleza y en nuestras relaciones con los seres humanos, la continuidad en la creación de verdaderos lazos de comunión y participación, para hacer de nuestra realidad natural, biológica y social, un espacio de crecimiento y verdadero sentido de pertenencia y responsabilidad con “esta aldea Global”, en la “la cual vivimos, nos movemos y existimos” como bien lo captó San Pablo, cuando escuchó a algún filósofo griego, en una de sus incursiones por la Ciudad de la Razón.

BIBLIOGRAFÍA

- BOFF, Leonardo: (1997) Ecología. Edit. Trotta.

- MERINO, José Antonio: (1994) De la crisis ecológica a la paz con la naturaleza. CPVC Madrid.

MOORE. Thomas: (1998) El cuidado del alma. Bogotá. Edit. Urano bolsillo Bogotá.


CEDAL - Centro de Comunicación Educativa Audiovisual
cedal@colnodo.org.co
Entidad Privada Independiente sin ánimo de lucro
Personería Juridica resolución 2516 de 1980 de Min.Justicia
Carrera 13 No. 90-36 Oficina 602
Teléfonos 6113647 - 6113626 Fax. 6113535
Santafé de Bogotá DC. Colombia

Sitio web desarrollado por Colnodo bajo autorización de CEDAL