Comunicación Educativa
Objetivos de CEDAL
Servicios de CEDAL
Areas de CEDAL
Destinatarios de los servicios de CEDAL
Cursos ofrecidos por CEDAL
Revista INTERACCION
Publicaciones de CEDAL
Eventos promovidos por CEDAL

INTERACCIÓN No. 29

Publicación trimestral del Centro
de Comunicación Educativa
Audiovisual - CEDAL
Resolución Mingobierno No. 1584

Dirección
Gladys Daza Hernández

Consejo Editorial
Margaretha Moises
Miguel Ángel Vargas
Amanda Betancourt
José Joaquín Montes Giraldo
María Luisa Rodríguez
Jorge Humberto Jiménez
Gustavo Ramírez

Editor
Luis Fernando García N.

Colaboradores

Ángel Rodríguez Kauth
Joaquín Montes Rodríguez
Zulma Barada
María Luisa Rodríguez de Montes
Ignacio Urbieta
José Marques de Melo

Administración
Margaretha Moises

Suscripción
CEDAL
Carrera 13 No. 90-36 Of. 602
Teléfonos: 6113647 - 6113626
Fax: 6113535
Bogotá, D.C. - Colombia
E-mail: cedal@colnodo.apc.org
Página Web: www.cedal.org.co
Revista: http://interaccion.cedal.org.co

-------------------------

Se puede reproducir total o parcialmente el material contenido en la Revista INTERACCION
indicando la fuente, o sea, el
nombre de la publicación de donde es tomado y el autor.


[Volver a la página principal de CEDAL]
[Volver a la página principal de la revista INTERACCION]

Revista INTERACCION No. 29

ECONOMÍA Y CONVIVENCIA SOCIAL

::: INVESTIGACIÓN :::

Folkcomunicación, aporte brasileño a la teoría de la comunicación

Por: José Marques de Melo*

Resumen:

Relato histórico sobre la primera tesis de Doctorado en Ciencias de la Comunicación, defendida por el Profesor Luiz Beltrão, en la Universidad de Brasília, en 1967, estableciendo las bases de la nueva disciplina científica, la Folkcomunicación. Se trata de un episodio importante para la memoria del campo comunicacional brasileño, confirmando el protagonismo del autor de la referida tesis, que también fundó nuestra primera revista científica de comunicación, siendo por eso mismo considerado como el pionero de las Ciencias de la Comunicación en el Brasil.

Palabras-chave: Historia de las Ciencias de la Comunicación. Pensamiento Comunicacional Brasileño. Folkcomunicación. Biografía. Luiz Beltrão

Sumário:

Relato histórico sobre a primeira tese de Doutorado em Ciências da Comunicação, defendida pelo Professor Luiz Beltrão, na Universidade de Brasília, em 1967, estabelecendo as bases da nova disciplina científica, a Folkcomunicação. Trata-se de um episódio importante para a memória do campo comunicacional brasileiro, confirmando o protagonismo do autor da referida tese, que também fundara a nossa primeira revista científica de comunicação, sendo por isso mesmo considerado como o pioneiro das Ciências da Comunicação no Brasil.

Palavras-chave: História das Ciências da Comunicação. Pensamento Comunicacional Brasileiro. Folkcomunicação. Biografia. Luiz Beltrão

Abstract:

Historic report on the first Brazilian PhD Dissertation in the field of the Communication Sciences, presented by Professor Luiz Beltrão at the National University of Brasília, in 1967, founding a new sicientific discipline labeled as Folkcommunication. It is an historic chapter for the memory of the Brazilian communication scholarship, pointing out the pioneer trajectory of his author, who had also created the first Brazilian Journal on Communication, gaining later recognition as the Founding Father of the Communication Sciences in Brazil.

Key-words: History of the Communication Sciences. Brazilian Thought on Communication. Folkcommuniation. Biography. Luiz Beltrão

Luiz Beltrão de Andrade Lima (1918-1986) se destaca en el panorama intelectual brasileño como figura paradigmática. Su nombre está inmediatamente asociado a la Folkcomunicación, disciplina que integra el universo de las Ciencias de la Comunicación2.

Se consultamos dos obras de referencia de la literatura comunicacional brasileña veremos que Luiz Beltrão es sinónimo de Folkcomunicación:

BELTRÃO - Periodista y profesor de comunicación... (...) el término folkcomunicación, creado por él, delimita la basta área a la cual dedicó gran parte de sus investigaciones. Designa el ‘conjunto de procedimientos de intercambio de informaciones, ideas, opiniones y actitudes de los públicos marginalizados urbanos y rurales, a través de agentes y medios directa o indirectamente ligados al folklore’ (RABAÇA & BARBOSA)

FOLKCOMUNICACIÓN - En términos generales, se puede decir que folkcomunicación es comunicación en nivel popular. Por popular se debe entender todo lo que se refiere al pueblo, aquello que no se utiliza0 de los medios formales de comunicación. Más específicamente: folkcomunicación es la comunicación a través del folklore. (...) El origen del término folkcomunicación se dió en 1967, con la tesis de doctorado del Prof. Luiz Beltrão... (LUYTEN)

Al crear en 1997 el "Premio Luiz Beltrão de Ciencias de la Comunicación", atribuído anualmente a las personalidades o instituciones que prestaron relevantes servicios a nuestro campo de conocimiento, la INTERCOM - Sociedad Brasileña de Estudios Interdisciplinares de la Comunicación - pretendió homenajearlo como pionero de los estudios científicos de la comunicación en el Brasil.

Su pionerismo es multifacetado. Él fundó el primer centro nacional de investigaciones académicas sobre comunicación - el ICINFORM (Instituto de Ciencias de la Información) – en la Universidad Católica de Pernambuco, en Recife, 1963. Creó aún la primera revista científica brasileña dedicada a temas comunicacionales - Comunicaciones & Problemas, también en la ciudad de Recife, 1965. Se tornó, finalmente, el primer Doctor en Comunicación diplomado por universidad brasileña, al defender en la Universidad de Brasília, en 1967, la tesis Folkcomunicación - Un estudio de los Agentes y de los Medios Populares de la Información de Hechos y Expresión de Ideas.

Esa tesis doctoral representó, en su biografía, una especie de odisea: "serie de complicaciones, peripecias u ocurrencias singulares, variadas e inesperadas" (Aurélio, 1975, p. 999). Habiendo permanecido inédita, ella alcanza su happy-end en este primer año del nuevo milenio, publicada integralmente por la Editorial de la Pontificia Universidad Católica de Río del Sur, por iniciativa del Prof. Dr. Antonio Hohlfeld, coordinador del Programa de Pos-Graduación en Comunicación. En esta entidad universitaria, su autor colaboró como Profesor-Visitante en varias ocasiones. Se trata, por lo tanto, de un servicio inestimable, este que la PUC-RS presta al campo de las ciencias de la comunicación, posibilitando las nuevas generaciones de investigadores de la área el contacto directo con este documento histórico.

No obstante consolidados en 1967, los dados y reflexiones recopilados por Luiz Beltrão para su tesis de doctorado comenzaron a germinar mucho más antes. Ellos son contemporáneos de su iniciación en el terreno periodístico. La temática privilegiada en la tesis es la misma que él escogió para el primer reportaje. Difundida en el Diario de Pernambuco, el 18 de dezembro de 1936, esa materia "trataba de devociones y romerías, a la Iglesia del Monte, en Olinda, en ese tiempo habitada por un viejo monje benedictino".

La pasión por la cultura popular, el interés por las clases trabajadoras, la sensibilidad para entender lo cotidiano de las camadas empobrecidas de la sociedad, todo eso él heredó del padre, el dentista Dr. Andrade. Se inspiró también en la doctrina social de la iglesia católica, inspirado por las enseñanzas de León XIII, el papa que sútilmente dialogó con las tesis revolucionarias de Karl Marx. Pero también fue influenciado por el ambiente socialista que impregnaba, desde los tiempos de Tobias Barreto, las lideranzas forjadas en la tradicional Facultad de Derecho de Recife. Allí y en otras partes, Beltrão trabaría coloquios enriquecedores, sin comprometerse necesariamente, con las ideas marxistas propugnados por Francisco Julião, Paulo Cavalcanti, Clodomir Bezerra, Abelardo da Hora, entre otros compañeros de la generación .

Por eso mismo, él personalmente quería dejar claro su distanciamiento en relación a la lucha de clases. "Algunas veces me viene la idea de que la persona puede confundir la folkcomunicación con una comunicación clasista. Sin embargo ella no es exactamente una comunicación clasista. (...) ...yo estudié algunos grupos que utilizan la folkcomunicación, esto es, medios no-formales de comunicación ligados directa o indirectamente al folklore. Entonces yo vi que algunos de esos grupos tienen capacidad de integración en la sociedad, apenas no concuerdan con esa sociedad. Los grupos a los que me refiero son los culturalmente marginalizados, contestan la cultura dominante. Ellos contestan, por ejemplo, las creencias dominantes en la sociedad y las religiones establecidas. El grupo erótico-pornográfico no acepta, por ejemplo, la moral dominante."

En el fondo, su fundamentación se insere en aquella concepción socio-psicológica y transclasista que Gilberto Freyre sagazmente denominaría "ánimo folklórico", entronizándola como variable esencial a la comprensión del comportamiento cultural de los brasileños. Tal filiación teórica queda sobre-entendida en varios trechos de esta obra, especialmente en aquellos en que analiza el sentido contestatorio inherente a las piezas producidas por los artesanos del barro o a la crítica social implícita en las diversiones populares.

No es sin justificativa que Beltrão convidaría a Gilberto Freyre para ser uno de los principales conferencistas del I Curso Nacional de Ciencias de la Información, promovido en el periodo del 16 de enero al 4 de marzo de 1964, en el Recife, una de las primeras iniciativas del recién-fundado ICINFORM.

En ese momento, sus preocupaciones folkcomunicacionales aún no habían ultrapasado las fronteras de la observación periodística. Tanto así que el programa de aquel evento académico incluía varios "trabajos de campo", entre ellos "participación y asistencia a (...) fiestas folklóricas y carnavalezcas ocurridas en el periodo de duración del Curso"

No obstante, él destaca el impacto que le causaría la lectura del libro de Edson Carneiro –La dinámica del folklore (Rio de Janeiro, Civilización Brasileña, 1965), despuntando en el escenario nacional como una especie de "obra maldita". Ella desagrada a los folkloristas ortodoxos, que la consideran avanzada, izquierdizante. Pero también no entusiasma a los cientistas sociales, encastillados en las cátedras universitarias, que evalúan el folklore como un objeto menor, signo de la alienación de las clases subalternas.

Viviendo en la provincia, ajeno a las querellas académicas que animaban los principales centros culturales del país (Río - San Paulo), Luiz Beltrão supervaloriza la contribuición de aquél folklorista de vanguardia. "Edson Carneiro fue el único hombre que percibió que el folklore no era estático, el folklore no era una cosa parada en el tiempo, sinó una cosa dinámica. (...) Este libro tuvo una gran influencia en mí, pues verifiqué que cualquier manifestación popular estaba ligada al pueblo, porque el puebo no tenía medios, él utilizaba esos medios que le daban".

Beltrão se siente estimulado para hacer la primera incursión investigativa fuera del campo específicamente peridístico. Su ensayo Iniciación a la filosofía del peridiosmo (Río de Janeiro, Agir, 1960), fue bien recibido por la crítica nacional e internacional, credenciándolo a vuelos académicamente más osados.

En la primera edición de la revista Comunicaciones & Problemas (Recife, ICINFORM, 1965) publica un ensayo monográfico - "El ex-voto como vehículo periodístico" (p. 9 a 15). Estribado teóricamente en Gilberto Freyre y ancorado metodológicamente en Alceu Maynard Araújo y Luiz Saya, él formula su embrionaria teoría de la folkcomunicación:

"No es solamente por los medios ortodoxos - la prensa, la radio, la televisión, el cine, el arte erudito y la ciencia académica - que, en países como el nuestro, de elevado índice de analfabetos e incultos, o en determinadas circunstancias sociales y políticas, así como en las naciones de mayor desenvolvimiento cultural, no es solamente por tales medios y vehículos que la masa se comunica y la opinión se manifiesta. Uno de los grandes canales de comunicación colectiva es, sin duda, el folklore.

De las conversaciones de boca de noche, en las ciudades del interior, en la farmacia o en la barbería; del intercambio de impresiones provocada por las noticias traídas por el chofer del camión, por el representante comercial o el ‘lotero’(bichero); o, aún, por los versos del poeta distante, impresos en el folleto que se compra en la feria, y por los ‘martillos’ del cantor ambulante; por los inflamados artículos del periodista rústico o por las severas amoestaciones de los misioneros; del raciocinio del hombre solitario en su trabajo en la floresta, en la cantina o en la loma - es que surgen, van tomando forma, cristalizándose las ideas-motrices, capaces en un momento dado bajo cierto estímulo, llevar aquella masa aparentemente disociada y apática a una acción uniforme y eficaz".

Su manifiesto folkcomunicacional encuentra buena receptividad. Luiz Beltrão recibe cartas entusiastas de dos eminentes representantes de las comunidades nacionales del periodismo y del folklore. El entonces secretario-general de la ABI - Asociación Brasileña de la Prensa, Fernando Segismundo, que le hace ademanes generales:

"El artículo – El ex-voto como vehículo periodístico es de los mas curiosos".

Mientras que, el patriarca del folklore brasileño, Luis de la Câmara Cascudo, se pronuncia de modo mas enfático, preciso, desafiador:

"Su artículo-de-abertura (...) es um magnífico master-plan. Valorizará lo cotidiano, lo vulgar, lo realmente popular defectuoso, de origen y función. No espera que venga un nombre de fuera, un libro de lejos, enseñando a amar lo que tenemos al alcance de los ojos. Incista, como está haciendo, en valorizar al Hombre del Brasil en su normalidad. (...) Sobretodo, vea con sus ojos. Ande con sus pies. Después compare con las conclusiones de otros ojos y con las pegadas de otros pies".

Entusiasmado, él continuó las observaciones respecto a los otros fenómenos de la comunicación tradicional.

"Yo todavía estaba impresionado con la información puramente. Ahí llamé a eso de folkcomunicación periodística".

Ese trabajo embasaría empíricamente la tesis con que se inscribió en la Universidad de Brasília, en 1967, para conquistar el título de Doctor en Comunicación.

El volumen se compone de tres partes. La primera, concisa, presenta sus fundamentos teóricos y metodológicos, esbozando una teoría de la folkcomunicación. La segunda está constituída por dos segmentos: un documental, historicizando la comunicación brasileña, del periodo pre-cabralino al dominio colonial portugués; otro empírico, inventariando las manifestaciones folkcomunicacionales del Brasil contemporáneo. La tercera contiene las conclusiones, la bibliografía consultada y un breve curriculum-vitae del investigador.

żCuál es la tesis defendida por Luiz Beltrão ? Ella constituye un desdobramiento de la hipótesis construída por Lazarsfeld y Katz - two-setp-flow of communication - para refutar la idea dominante de la omnipotencia mediática. Las evidencias empíricas colectadas en los Estados Unidos permiten concluir que los medios masivos consiguen movilizar la atención colectiva de los usuarios, pero sus efectos son intermediados por líderes de opinión que filtran los mensajes segundo los padrones consensuados en los grupos primarios. En el caso brasileño, Luiz Beltrão verificó que el papel de las lideranzas grupales es ejercido, en el campo, ciudades del interior o en las periferias metropolitanas, por agentes folkcomunicacionales. Estos recodifican los mensajes mediáticos, reinterpretándolos de acuerdo con los valores comunitarios.

El tribunal designado por la Universidad de Brasília para evaluar la tesis está compuesto de tres eminentes investigadores: el español Juan Beneyto, el norte-americano Hod Horton y el brasileño Roberto Lyra Filho. Ellos se manifestan favorablemente a la aprovación del trabajo y recomiendan la concesión del título de doctor al candidato.

Hasta aquel momento, la trajectoria intelectual de Luiz Beltrão havía sido un "mar de rosas". Al ingresar en la vida universitaria poseía "notorio saber" en el campo periodístico, lo que lo eximía, según las reglas vigentes, de disputar títulos académicos. Tanto así que fuera reconocido como Catedrático por el CIESPAL - Centro Internacional de Estudios Superiores de Periodismo para América Latina, mantenido por la UNESCO en Quito, Ecuador, donde asumiera en 1963 la regencia de la cátedra de "Pedagogía del Periodismo". En la Universidad Católica de Pernambuco él ya ocupaba desde 1961 la Cátedra de Técnica de Diario y Periódico, habiendo sido designado por el Rector Padre Aloisio Mosca de Carvalho para implantar y coordinar el Curso de Periodismo.

Convocado, en 1965, por el Presidente Castelo Branco, a través de su Asesor de Prensa, José Vamberto, para dirigir la Facultad de Comunicación de la Universidad de Brasília en el lastre de la crisis allí desencadenada en el inicio del régimen militar, Beltrão quizo valorizar la propuesta del idealizador de aquella universidad, Darcy Ribeiro. Él pretendía que todos sus docentes madurecidos se alistasen en programas de doctorado y los docentes jóvenes en programas de maestría, en el sentido de fortalecer la investigación, estimulando la produción de nuevos conocimentos.

Siendo así, Luiz Beltrão dió el buen ejemplo, inscribiéndose en el programa de Doctorado en Comunicación, y con eso obtuvo la adhesión de varios otros colegas. Las reglas del doctorado seguían, en aquella conyuntura, el modelo europeo, caracterizado por la realización de una investigación original, finalmente sometido al juicio de un tribunal académico. Se trataba de una evaluación de mérito, sin la intervención de factores políticos. Con todo, la turbulencia que estremeció los cimientos de la UnB después del golpe militar de 1964 terminaría por radicalizar la convivencia dentro del campus, politizando todas sus actividades.

Cuando el profesor Beltrão se presentó para la lectura de la tesis de doctorado ante el tribunal académico constituído por la Rectoría, la Facultad de Comunicación se encontraba conflagrada, culminando con su demisión del cargo ejecutivo para el cual fuera invitado por la administración anterior. Después del juicio, cada examinador emitió su parecer, siendo que los dos extrangeros protocolaran inmediatamente el boletín de aprobación.

El sociólogo Juan Beneyto, Catedrático de la Universidad de Madrid, recomendó que fuese concedida la máxima distinción al candidato: "A juicio del abajo firmante, el estudio que se dictamina muestra desde luego valor científico sobrado para aspirar a la máxima calificación que el procedimiento académico autoriza, por lo que estima que es obra merecedora de Distinción con Honor".

A su vez, el diplomático Hod Horton, Catedrático de la Universidad de Denver, Colorado, EUA, emitó el siguiente punto de vista: "Obra de alta categoría, plenamente documentada, bien dirigida, escrita con el mayor apuro literario y, por su entereza, consagrando el autor como un investigador serio".

Nadie dudaba de la lisura del proceso. Aprobado por el grupo examinador, el candidato hacía jus al grado correspondiente. Pero el entonces Rector Laerte Ramos de Carvalho, que demitiera a Luiz Beltrão del cargo ejecutivo, quizo perjudicar al nuevo doctor, dificultando a entrega del título conquistado con brillantez. Por tanto, convenció al miembro brasileño del grupo, integrante del cuerpo docente de la propia universidad, en el sentido de retardar la entrega de su boletín de evaluación. La ausencia de ese documento fue usada como justificativa para impedir el otorgamiento del diploma correspondiente. Todo eso, apesar de haber sido incorporado en el proceso los pareceres de los dos otros examinadores, evidenciando la aprobación del candidato por la mayoría de sus miembros titulares.

Pero, estábamos en pleno gobierno Costa y Silva, cuando el régimen militar endureció, culminando con el golpe-dentro-del-golpe engendrado por el Acto Institucional N. 5. La apariencia de normalidad jurídica, perseguida inicialmente por el gobierno Castelo Branco, quedaría totalmente prejudicada. Por eso, la concesión del título solamente se efectuaría a través de la demanda administrativa instaurada formalmente, mucho tiempo después de la defensa de la tesis.

El calvario de Luiz Beltrão no terminó ahí. Su tesis repercutió intensamente en la comunidad académica nacional e internacional, siendo considerada la más original de las contribuiciones brasileñas a la teoría de la comunicación. Umberto Eco, por ejemplo, le dedica un simpático comentario en el jornal L’Espresso de Milán (30/10/1966).

Con todo, ella encontró barreras para su publicación integral. La Editora Mejoramientos se mostró interesada por la edición, sometiéndola al cribo del Prof. Lourenço Filho, su consultor para la área de humanidades. Éste emite parecer favorable, argumentando sobre la inconveniencia política de publicar el capítulo teórico, en aquella conyuntura represiva. Percíbese que él discordaba de la ancoraje del autor en las premisas "subersivas" de Edson Carneiro. Se temía represálias del sistema autoritario, por tratarse de literatura puesta en cuarentena por los nuevos "dueños del poder".

No quedó otra alternativa a Luiz Beltrão sino la de aceptar la mutilación de su obra. Ella circula bajo el título Comunicación y Folklore (San Paulo, Mejoramentos, 1971), respaldada por una irónica "presentación" de Alceu Maynar Araújo, miembro de la Academia Paulista de Letras:

"Encuanto los ‘folkloristas’ (entre aspas) se quedan participando de reuniones y cónclaves para definir lo que ya está definido, para projectar sólo en el papel, o para relatar lo que fue visto en una demostración por los ‘sabios de palanque’, viene ese periodista (...) con un trabajo espléndido sobre lo que haya de más moderno, que es la vieja comunicación. (...)

"Soy un estudioso de nuestro folklore y confieso que aprendí mucho con ese ensayo. Vale la pena comunicarnos con nuestra realidad folklórica a través de la obra de Luiz Beltrão

A pesar se ser censurado e impedido de hazer jus al título de doctor, el patrono de la Folkcomunicación no se intimidaría, continuando sus investigaciones. Él asimiló positivamente algunas de las críticas que le fueron dirigidas, inclusive aquella sobre el reduccionismo periodístico de su teoría. Más tarde, él iría a reconocer esa laguna:

"Sucedió que yo vi que la función de la Comunicación no estaba tan solamente en informar u orientar, estaba también en educar, había una función promocional. Entonces yo comenzé a profundizar esos estudios y el resultado es que el concepto de folkcomunicación fue ampliado no para dar solamente la idea de que el pueblo utiliza la folkcomunicación para trocar noticias, mas sí para educarse. Decir lo que él quiere decir, promoverse y entretenerse también, divertirse del mismo modo que nosotros usamos el sistema establecido, que lo llamé de comunicación social para una diferenciación de la comunicación folklórica".

Cuando publica su nuevo libro sobre el tema - Folkcomunicación, la comunicación de los marginalizados (San Paulo, Cortez, 1980) - no apenas rescata sus raízes teóricas, explicitando las ideas seminales en que se fundamenta, sino que formula un modelo para describir el sistema de folkcomunicación. Eso le permite construir con mayor seguridad el concepto de esa nueva disciplina:

"La folkcomunicación es, por naturaleza y estructura, un proceso artesanal y horizontal, semejante en esencia a los tipos de comunicación interpersonal ya que sus mensajes son elaboradas, codificadas y transmitidas en lenguajes y canales familiares a la audiencia, a su vez conocida psicológica y vivencialmente por el comunicador, todavía dispersa"

Al fallecer, en 1986, Luiz Beltrão dejó un legado intelectual fértil, instigante y provocativo. Vale la pena rescatar las palabras que escogió para dialogar con los lectores de su tesis de doctorado, no obstante incompleta:

"Entregando al lector éste estudio, el Autor reserva apenas, para sí, la convicción de que intentó abrir una picada para la estrada larga que otros más autorizados y más seguros irán percorrer en el sentido de investigar los agentes y canales de folkcomunicación y, así, penetrar en la médula de las directrices reales que conducen la acción política del hombre brasileño en su compleja integridad".

Al iniciarse el nuevo milenio, verificamos que la Folkcomunicación concebida como disciplina científica por Luiz Beltrão dejó de ser una mera "picada" para convertirse en la "estrada larga" que él preconizara. Quien lo atesta es su principal discípulo y sucesor, Roberto Benjamín, que inventarió recentemente los avances de esas investigaciones en todo el territorio nacional.

"La Folkcomunicación enseñada e investigada en la Universidad brasileña ha dado como resultado la publicación de estudios originados en trabajos de campo, reflexiones teóricas y en las aplicaciones metodológicas propias de la investigación. Sus continuadores procuran expandir la conceptuación y establecer la relación entre las manifestaciones de la cultura popular y la comunicación de masa, incluyendo en sus estudios la mediación realizada por las manifestaciones populares en la recepción de la comunicación de masa, la apropriación de la tradición popular por lo mass media y la apropriación por la cultura popular de aspectos de la cultura de masa.

"Así, los estudios de Roberto Benjamín sobre maracatu, las tesis de Joseph Luyten sobre literatura de cordel, la de Edval Marinho de Araújo sobre el holgorio caballo-marino, la de Rute Almeida sobre almanaques son ejemplos de documentación y análisis de canales populares y sus mensajes; ‘Folletos Populares intermediarios en el proceso de comunicación’, de Roberto Benjamín es el primer estudio monográfico sobre la mediación de los canales populares en el proceso de la comunicación de masa; ‘La influencia de la radio en la dinámica cultural de las canturías en Paraíba’ es una investigación de Luis Custódio sobre los efectos de la comunicación de masa sobre un canal popular; la disertación de Osvaldo Meira Trigueiro, ‘La TV Globo en dos comunidades rurales de Paraíba: un estudio sobre la audiencia de la televisión en determinados grupos sociales "es un estudio sobre la audiencia de la televisión en grupos de cultura folk interligados a este mass medium; el estudio comparativo sobre la temática de la Navidad, promovido por José Marques de Melo, analiza el impacto de la globalización y la permanencia de las tradiciones populares en los mensajes vehiculados por los diarios brasileños ."

BENJAMÍN reitera, finalmente, que "la divulgación de la teoría fue perjudicada por la no-publicación de la tesis defendida en la Universidad de Brasília".

Esa deficiencia deja de existir, ahora, con el lanzamiento del libro que contiene la versión original de aquella tesis- Folkcomunicación - Un estudio de los Agentes y de los Medios Populares de la Información de Hechos y Expresión de Ideas, publicada integralmente por la Editora de la PUC-RS (Puerto Alegre, 2001), por iniciativa del Prof. Dr. António Holfeldt. Su circulación en territorio nacional ciertamente va aumentar el contingente de los investigadores de los fenómenos folkcomunicacionales. Va fortalecer también la corriente de los jóvenes investigadores que acuden, anualmente, a las Conferencias Brasileñas de Folkcomunicación, promovidas por la Cátedra UNESCO/UMESP, bien como a eventos similares organizados por sociedades científicas como la INTERCOM - Sociedade Brasileña de Estudios Interdisciplinares de la Comunicación, la LUSOCOM - Federación Lusófona de Ciencias de la Comunicación, FELAFACS - Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social, ALAIC - Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación, etc.

Las nuevas corrientes de estudiosos de la folkcomunicación percorren flujo inverso aquel originalmente concebido por Luiz Beltrão. El fundador de la disciplina privilegió los auténticos procesos folkcomunicacionales, bien como la folkmedia encuanto recodificadora de los mensajes previamente vehiculadas por los mass media. Sus jóvenes discípulos procuran desvendar de que manera la Folkcomunicación actúa como retroalimentadora de las industrias culturales. Sea pautando materias periodísticas, generando productos ficcionales, embasando campañas publicitarias y de RP o invadiendo los espacios de entretenimiento .

Se trata de un conjunto de tendencias que están bien delineadas en el último libro de Roberto Benjamín o en la edición monográfica de la revista Comunicación & Sociedad, n. 34. Esas publicaciones reflejan claramente el avigoramiento académico de la Folkcomunicación, tanto cuanto su destaque como campo de estudios que ultrapasa las fronteras del Brasil para alcanzar a todos los Países Lusófonos y la América Latina.

 

E-mail: marquesmelo@uol.com.br


* Profesor Emérito de la Escuela de Comunicaciones y Artes da Universidad de San Paulo (ECA-USP). Actualmente es Titular de la Cátedra UNESCO de Comunicación en la Universidad Metodista de San Paulo (UMESP)

 

 

CEDAL - Centro de Comunicación Educativa Audiovisual
cedal@colnodo.apc.org
Entidad Privada Independiente sin ánimo de lucro
Personería Juridica resolución 2516 de 1980 de Min.Justicia
Carrera 13 No. 90-36 Oficina 602
Teléfonos 6113647 - 6113626 Fax. 6113535
Santafé de Bogotá DC. Colombia

Sitio web desarrollado por Colnodo bajo autorización de CEDAL